Lunes de Respaldos, o #BackupMonday

discos duros
Desde hace muchos años he recomendado a mucha gente que hagan un respaldo de la información que tienen en sus computadoras, pues es la parte más importante y valiosa de las mismas.
Hace algunos meses inicié con el hashtag “#BackupMonday” en twitter, -en inglés sólo porque es más corto que “#LunesDeRespaldos” (y con la remota intención de hacerlo un movimiento mundial, jajaja)- para crear conciencia entre todos los usuarios posibles y crear una cultura informática que reconozca la importancia de tener y mantener un respaldo de los documentos más importantes que tienes en tu computadora.

Al que no le ha pasado nunca no le preocupa, pero les insisto porque es mejor estar asegurados y no lamentarse cuando falla el disco duro, desaparece la laptop o borra uno accidentalmente un archivo importante y no hay una copia que nos saque del apuro.

Así que, si ya tienes un respaldo de tus archivos importantes (documentos, fotos, hasta música quizás), cada lunes en twitter te recordaré que lo actualices. Si no lo has creado, es tan simple como tomar unos minutos y copiar de tu disco duro a otro destino esos archivos que no puedes no tener.

Hoy me preguntaron, “¿Cómo hacer un correcto backup de mi maquina?” y decidí empezar con esta serie de recomendaciones para que cada semana vayan teniendo más información y tengan un respaldo que además, no se convierta en una pesadilla mantener.

El día de hoy mencionaré generalidades y el primer respaldo.
En general, y sin importar si usas windows, mac o linux, hacer un respaldo es solamente copiar esos archivos importantes de tu disco duro a otro lugar, como una memoria USB, un disco duro externo, quemarlos en CD o DVD, o subirlos a Internet.
El costo es variable. Si tienes quemador, un DVD cuesta 15 pesos y le caben 4 GB, pero no es práctico para respaldar archivos que se modifican constantemente. Para fotos y música, sin embargo, es una buena opción. En el caso de archivos que modifiques seguido, puedes usar una memoria USB (4GB – $200 en promedio) o usar algún servicio de almacenamiento en Internet (gratis y de paga, con capacidad variable). Si vas más en serio, puedes invertir en un disco duro (interno o externo, precios variables, pero menos barato) que uses exclusivamente para guardar información de respaldo.

El primer respaldo es fácil, pero quizás tardado, dependiendo de la cantidad de información que tengas en tu disco duro. No es necesario que respaldes los programas o el sistema operativo, pues de esos ya debes tener una copia cuando los adquiriste (a menos que los hayas comprado en línea y bajado de Internet).
Lo ideal es que el primer respaldo sea el único que tome más tiempo, pues a partir de la segunda ocasión en que respaldes, sólo guardarás los archivos nuevos o aquellos que hayan sido modificados. Esto se conoce como “sincronización” o “respaldo incremental”. En la próxima ocasión hablaremos más de ellos.
Por supuesto, hay programas específicos para hacer respaldos, y cada lunes te recomendaré uno diferente para tu sistema operativo.

Empieza por identificar lo que quieres respaldar, para saber cuánto espacio necesitas. Si son sólo documentos y fotos, a lo mejor es suficiente con 1 a 5 GB (USB, DVDs). Si son más, pues tienes mucha música o videos, puedes considerar un disco duro extra (a partir de $1,000) o un servicio “de nube” en Internet (a partir de USD $10 al mes). Para escoger el disco duro extra, te recomiendo que la capacidad sea del doble de tu disco duro primario. Si optas por un servicio en línea, te recomiendo aquellos que te ofrezcan un “cliente” que puedas instalar en tu computadora para que sea más fácil mantener el respaldo.

Espero te haya convencido de la importancia de tu respaldo de información. Si aún no tienes uno, no esperes a la próxima entrega de esta serie, copia tus documentos vitales en lo que tengas a la mano.
Más vale prevenir que lamentar.

5,418 total views, 5 views today

Comments are closed.

%d bloggers like this: